Comunicación pexels-photo-325265

Publicado el 12 octubre 2017

0

Algunas claves para comunicarte de manera eficaz con tu hijo

En ocasiones, criar y educar a un hijo puede resultar una misión desalentadora. A veces no comparten ese juguete con su hermano, o no dan las gracias ni piden perdón a pesar de habérselo repetido hasta la saciedad.

La importancia de entender sus motivos

Imaginemos una situación en la que nuestros hijos se encuentran jugando. Puede que uno de ellos, muy interesado en el dibujo que está pintando haga caso omiso de las peticiones de su hermano de prestarle el rotulador. En ese caso, es probable que tengamos la tentación de usar frases del tipo “tienes que ser generoso, comparte el rotulador con tu hermano”. La intención por nuestra parte es transmitirle a nuestro hijo la importancia de compartir. Sin embargo, mediante esta expresión no estamos motivando su generosidad, sino que aprenda a compartir porque alguien “desde fuera” se lo ha pedido.

Lo cierto es que los valores, son una cualidad que se cultiva con el tiempo. Para lograr que nuestro hijo se sienta agradecido o se interese por las necesidades de los otros, es importante entenderlos y tenerlos en cuenta a la hora de buscar soluciones para afrontar esa situación.

Como padres, sería interesante que ayudásemos a nuestro hijo a reflexionar sobre la situación. En ese sentido, parece que lo más útil sería comenzar con algunas preguntas del tipo “me he fijado que Pedro te ha pedido el rotulador pero no se lo has dejado, ¿te has dado cuenta? O ¿por qué crees que ha pasado?”. De este modo, y desde un tono de conversación cálido y amable podemos tratar de entender el motivo por el cual nuestro hijo ha tomado esa decisión.

Ayudarle a ponerse en el lugar del otro: la empatía

Cuando ya podemos comprender qué ha llevado a nuestro a actuar de ese modo, es muy importante que, adaptándonos a su lenguaje, le ayudemos a ponerse en el lugar del otro. La empatía es la capacidad de percibir lo que el otro está sintiendo, y es una habilidad que nos resulta muy útiles a todos los humanos para relacionarnos y adaptarnos al mundo.

Siguiendo con el ejemplo, podemos seguir con preguntas del tipo “¿Alguna vez te ha pasado que no te han prestado algo?, ¿te acuerdas cómo te sentiste?”. Desde el diálogo razonado y la paciencia podemos lograr que nuestro hijo se ponga en el lugar del otro, identificándose con otras situaciones que a él mismo han podido ocurrirle.

Potenciar el vínculo con nuestros hijos

A pesar de que este tipo de comunicación puede parecerte muy costosa a nivel de tiempo, lo cierto es que los beneficios se extienden a otras áreas. Una comunicación eficaz te ayudará a conocer mejor a tu hijo y potenciará que te vea como una figura de referencia.

Además, puedes ayudarle a desarrollar su paciencia, y a entender que, en algunas ocasiones, tendrá que esperar a que llegue su turno de juego. Del mismo modo, puedes enseñarle algunas estrategias para desenvolverse cuando otros le pidan un juguete y él no haya terminado. Por ejemplo, podríamos proponerle que explique al otro niño que cuando acabe le dejará el juguete. Incluso, podemos hacer hincapié en que quizá jugando ambos al mismo tiempo podrían divertirse.

Sin duda, una comunicación amable, comprensiva y adaptada a la madurez de tu hijo potenciará el mensaje que quieras transmitirle a tu hijo.

 

Fuente consultada: “How parents can comunicate more effectively with children” by Jill Suttie

email
Powered By WordPress Tabs Slides

Categorias:




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


5 + = ocho

Back to Top ↑