Aprendiendo a educar tranquilidad_1

Publicado el 19 abril 2017

0

20 claves para combatir el estrés

Seguro que crees que no está en tus manos combatir tu estrés. Aunque es más fácil pensar que estás estresado porque eres nervioso o por las características de tu situación laboral, tus circunstancias vitales o incluso tu mala suerte, debes asumir que eres responsable de tus emociones y que puedes cambiarlas.

En una gran medida, tu estado de ánimo ¡depende de ti! Puedes elegir sentirte estresado o preocupado, pero también puedes elegir la alegría, la paz interior, la confianza y la esperanza ante la vida. Tú eres el único responsable de cómo te sientes.

A continuación te ofrecemos 20 claves para reducir el estrés que han sido útiles para otras personas y su eficacia ha sido probada científicamente. No trates de aplicarlas todas. ¡¡¡Te estresarías!!!

Recuerda: ¡tú puedes hacerlo si te lo propones y trabajas para conseguirlo!

  • Es normal sentir ansiedad en muchos momentos, pero no la cultives. No luches abiertamente contra ella. Acéptala, acógela y pasará.
  • Hazte consciente de tus pensamientos tóxicos y déjalos pasar. No te dejes enredar ni atrapar por ellos.
  • Aprende a organizarte. Cuidado con las prisas, pueden ser tu peor enemigo. Aprende a planificarte con antelación. Deja tiempo para imprevistos. Un tiempo para cada cosa y cada cosa a su tiempo. “Vísteme despacio que tengo prisa”, dice el refrán. Deja de vivir la vida como si estuvieras en situación de emergencia.
  • Vive el aquí y ahora. El momento presente es lo único que existe así que no te enredes con el pasado ni con el futuro. Te restan energía para el ahora. Aprende del pasado y planifica el futuro, pero nada más.
  • Haz pausas en tu actividad. Respeta el descanso los fines de semana y aprovecha las vacaciones para descansar, estar con tus seres queridos y disfrutar haciendo lo que te gusta. Disfruta del contacto con la naturaleza. Cambia de ambiente. Apaga el teléfono de vez en cuando. Que la música que escuches, la película que veas, el libro que tienes entre manos te ayuden a crecer, a relajarte, a darte esperanza, a disfrutar y a desarrollar lo mejor de ti mismo.
  • Haz ejercicio físico con regularidad. Elige el tipo de ejercicio que te guste y que te sea más fácil hacer. 20 minutos , tres veces en semana es el mínimo imprescindible. Si te cuesta mucho, queda con un amigo, el compromiso con él te ayudará a practicarlo con regularidad y hacer de ello un hábito.
  • Cuida tu sueño. Cultiva tus rutinas previas al sueño (vaso de leche caliente, lectura, baño caliente, distraerte con la televisión.) Cuando te vayas a la cama no rumies y lee o escucha música. Practica el mindfulness o la alguna técnica de relajación antes de dormirte.
  • En época de tempestad no hacer mudanza. No tomes decisiones importantes cuando te encuentras ansioso. Dosifícate los cambios y planifícalos cuidadosamente si son inevitables.
  • Cuida tu alimentación. Evita comer delante del ordenador. Descansa, haz una pausa de ½ hora mínimo. Aliméntate de forma saludable y  ¡mastica! “Mastica los líquidos y bebe los sólidos”.
  • Controla tus adicciones. Modera el café, té, reduce el alcohol, aunque te parezca que te ayuda a relajarte y bandona el consumo de tabaco.
  • Carga las pilas. Diversifica tus intereses y cultiva tus aficiones. Vive y abona tu espiritualidad. Cuida tu aspecto físico. Aunque estés cansado, arreglarte te ayuda a sentirte mejor.
  • Utiliza las dificultades para perfeccionarte. No huyas de los problemas, afróntalos. Ya es un primer paso para reducirlos. Los problemas son oportunidades para aprender y crecer como persona. Estudia tus problemas y analiza que lección encierra cada uno de ellos.
  • Toma en tus manos el timón de tu vida. Acepta la responsabilidad por tus acciones. Soluciona problemas, recoge información y documéntate. Toma decisiones y pierde el miedo a equivocarte, de todo se aprende.
  • No dejes que los demás controlen tu horario y decidan por ti. Aprende a decir “no”porque tienes derecho a decidir sobre tu tiempo, intereses, ocio, metas y objetivos vitales. Aprende a poner límites y ten en cuenta tus necesidades, tú también eres importante. Necesitas estar bien para poder dar lo mejor de ti a los demás.
  • Busca apoyos. Rodéate de buenos amigos y de los compañeros de viaje apropiados. Evita las relaciones tóxicas. Habla de tus problemas con buenos consejeros, personas sensatas y con sentido común que sabes que te quieren, una madre, un sacerdote… Acepta los consejos y la ayuda bien intencionada. Disfruta los servicios y recursos comunitarios. Se imaginativo.
  • Modera tu afán de controlarlo todo. Tolera la incertidumbre y practica la paciencia. Piérdele el miedo a lo que opinen los demás. No te creas superman o superwoman. Descubre el valor de la humildad y la tranquilidad de no tener que “ir” de nada. Acepta y se compasivo con los demás como son y contigo mismo. Huye del perfeccionismo.
  • Simplifica tu vida. Reduce las exigencias que te impones a tí mismo y a los demás. Aprende a renunciar a cosas, ya tendrás tiempo. Jerarquiza tus prioridades, resérvate para las batallas importantes. El día de tu funeral ¿estarás satisfecho de la vida que has llevado, a qué has dedicado tu tiempo y energía?. ¿Qué vida te hubiera gustado haber vivido? Pues empieza a vivirla ya, ahora.
  • Mejora tus relaciones con los demás. Sal de ti mismo. No utilices tu estrés como excusa para no estar disponible. Cuida tus habilidades de comunicación: escucha, se amable, sonríe, empatiza. Los demás son importantes y cultivar tus relaciones requiere un tiempo. No busques desesperadamente la aprobación de los demás es imposible gustar a todo el mundo. Aprende a expresar tus emociones cuando sea necesario y a hacerlo bien.
  • Mejora tu autoestima y desarrolla tu autocompasión. Descubre tus cualidades y fortalezas. Date permiso para cometer errores y aprende de ellos. Todos los cometemos. Es propio de la “gran familia humana”. Trátate con amabilidad y mucho cuidado con el exceso de autoexigencias.
  • Aprende alguna técnica de relajación. Practica diariamente mindfulness, la respiración abdominal, yoga…

 

email
Powered By WordPress Tabs Slides

Categorias: , , ,




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


5 × = veinte

Back to Top ↑