Altruismo pexels-photo-226616

Publicado el 12 octubre 2017

0

Beneficios de practicar el altruismo

El altruismo es algo más que un conjunto de actos, se podría decir que es una forma de caminar por la vida. Es el motor que nos impulsa a acercarnos a los demás de una forma desinteresada buscando dar más que pretendiendo recibir.

El altruismo es muy beneficioso tanto a nivel físico como mental y eso es lo que engancha a las personas a seguir implicadas en diferentes asociaciones o voluntariados. Porque aunque hemos comentado, el altruista no busca su propio beneficio, sin duda el que da es el que más recibe.

Queremos animarte a que te involucres en alguna misión que trascienda de ti mismo. Para motivarte te mostramos algunos de los beneficios de practicar el altruismo.

  • Mejora la confianza en uno mismo. Cuando ayudamos a los demás nos sentimos útiles y valiosos al comprobar el efecto que tiene nuestro comportamiento en sus vidas, sintiéndonos a gusto con nosotros mismos y fortaleciendo nuestra autoestima.
  • Aumenta los niveles de felicidad. Al realizar actos altruistas en nuestro cerebro se liberan de forma automática oxitocina, dopamina y serotonina. Estas sustancias contrarrestan los efectos del estrés y se consideran ingredientes básicos para mejorar nuestro estado de ánimo.
  • Mejores relaciones con los demás. Relacionarnos con los demás desde una actitud generosa, libre de juicios y con una actitud de ayuda permite que conectemos mejor con las personas reduciendo el aislamiento social y aumentando la integración.
  • Desarrolla la gratitud. Cuando tenemos la suerte de entrar en contacto con personas que necesitan nuestra compañía, conocimientos, dinero, tiempo… se nos abren los ojos y empezamos a valorar más nuestras vidas. Los pequeños lujos que podemos permitirnos que otros no pueden, la salud que nos acompaña y que a otros les falta, las monedas sueltas de la cartera que en ocasiones acaban perdidas y que a otros les permite comer…
  • Reducción de las emociones negativas. Mantenernos activos e implicados con la comunidad nos distrae y nos aporta tantas emociones positivas que no queda hueco para la ira, agresividad, estrés, inconformismo, tristeza… ¡Ayudar a los demás es el mejor antidepresivo!
  • Mejora la salud. Las personas altruistas tienen menos dolores y molestias y mejor salud física en general. También enlentece el envejecimiento al ser un antídoto contra el estrés, fortaleciéndose así el sistema inmune, y manteniendo el cuerpo y la mente en funcionamiento. De hecho se ha comprobado que las personas que se implican en diferentes obras, viven al menos 5 años más que la media.

Recuerda que un pequeño gesto tuyo puede cambiar la vida entera de una persona.

”Todas las cosas que queráis que los hombres hagan con vosotros, así también haced vosotros con ellos” (Mt. 7:12)

email
Powered By WordPress Tabs Slides

Categorias:




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


seis + = 8

Back to Top ↑